Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Hogar

Domingo 07/07

Ideas y consejos para pintar tu casa

Superficies difíciles, problemas de humedad, grietas, óxido y más pueden ser resueltos con las técnicas correctas y los productos adecuados. Tomá nota.

 
Aprendé los mejores trucos para pintar tus paredes. Foto: Archivo

Nada más lindo que embellecer la casa con nuestras propias manos. Para que puedas cambiarle la cara a tu hogar, seguí estos tips infalibles de arreglo y pintura.

Melaminas (fórmica)

¿Quién no tiene una alacena de este material? O quizás un mueble en el living, un escritorio, una biblioteca o estantes.

Para cambiarles el color, primero la superficie tiene que estar limpia, seca, libre de polvo, grasas, ceras y otros contaminantes. Para eso, lavala con una solución de soda cáustica del 5% al 10%, humedeciendo la superficie lo necesario y dejá actuar por treinta minutos. Enjuagá con agua y repetí (sobre todo en los casos en los que la superficie tenga rugosidad).

Después tenés que lijar (usá lija 180/220) hasta eliminar el brillo. Limpiá los restos del lijado y aplicá una mano de Indulac Imprimación Expoxi (diluida al 50%) y después de 8 horas pasale dos manos de esmalte.

Azulejos y cerámicas

Si querés renovar el baño o la cocina, pero no tenés dinero ni ganas de tirar todo abajo y comenzar una obra, podés pintarlos. Para eso, primero tenés que eliminar los restos de jabón y grasa depositados, así como el resto de sales, ceras y otros contaminantes. Así que lavá la superficie con una solución de soda cáustica al 10% de concentración a 30/35°C de temperatura. Aplicá con cepillo semiduro y dejá actuar por media hora. Después enjuaguá. Si hay zonas difíciles, vas a tener que repetir el proceso. Una vez seco, aplicá una mano de producto para azulejos (en el caso de Tersuave, ofrecen la Indulac Imprimación Epoxi diluida al 50% con diluyente). Dejá secar por 12 horas y dale dos manos de esmalte.

Superficies ampolladas

Si tus paredes tienen burbujitas o globos, probablemente haya un problema de adherencia. Para solucionarlo, tenés que eliminar por completo la pintura anterior y, si tenés además humedad, primero repará ese problema. Los especialistas recomiendan eliminar toda la pintura hasta llegar a la superficie de origen. En el caso de que ésta sea madera, cuando llegás a ella tenés que lijarla y luego, según el tipo de madera, aplicarle alcohol o aguarrás mineral. Le aplicás un preservador curador y una primera mano del producto transparente elegido, diluido (para que penetre) y luego le aplicás la otra capa. Si querés darle color, primero dale un fondo blanco y después el esmalte del tono que quieras.

En mamposterías, en tanto, lijá, eliminá las sales con ácido muriático al 10-20%, enjuagá y dejá secar. Después aplicá fijador y el producto que hayas elegido.

Óxido y corrosión

El óxido en superficies de hierro es fácilmente visible y reconocible. Su color amarronado rojizo delata que la superficie no se encuentra lo suficientemente protegida, ya que la humedad ambiental y la lluvia oxidan los aceros, hierros y todo tipo de metales utilizados en la construcción. El mecanismo de corrosión es de naturaleza electroquímica, la duración del proceso y el deterioro de la pieza dependerán de la permanencia de la capa de humedad sobre la superficie metálica. Para solucionar la corrosión en superficies nuevas de hierro o acero hay que lijar y aplicar desoxidante y luego antióxido o convertidor de óxido. Si la corrosión es perforante debe repararse la pieza, evaluar posibles daños estructurales y considerar la necesidad de arenar. Cuando los niveles de oxidación son menores, debe eliminarse el óxido completamente en forma mecánica o con arenado y aplicar antióxido al cromato o convertidor de óxido. Si se va a pintar, antes hay que eliminar el polvo u óxido suelto que pueda haber quedado, con cepillo o trapo con solvente industrial.

Grietas y rajaduras

¿En qué casa no las hay? Son un vicio típico de la construcción que puede tener diferentes formas y orígenes. Si la rajadura tiene 1 o 2 mm de ancho es posible repararla con una muy buena limpieza previa y la aplicación de productos elastoméricos. Si se trata de revoques de cemento se puede agregar arena para imitar la textura. Pero, si la rajadura supera los 2 mm, la causa posiblemente sea una deficiencia en la construcción. En estos casos no es recomendable realizar refuerzos o reparaciones con mezclas de cemento, porque se sumaría más rigidez y rápidamente se provocaría otra grieta en otro sector. Para estas reparaciones es necesario investigar el nivel del problema. Una posible solución es profundizar las grietas para ingresar allí productos elásticos. En el caso de rajaduras de entre 2 y 10 mm de ancho, debe ser algún producto especifico para muros y, cuando supera los 10 mm, la opción es masilla como material de relleno principal.

Pintura descascarada

Este ítem es fácilmente reconocible: es ese agujerito minúsculo o pequeña grieta que con el tiempo va agrandándose al caerse la pintura y dejando ver la textura o color que escondía por debajo. Es cuando la pintura se levanta de la superficie, como un caer de hojas de otoño sobre el piso. Esto evidencia un claro problema de adherencia de la pintura, tal vez por una mala preparación de la superficie que se pintó; por superficies o pinturas poco firmes o entizadas; por el mal uso de fijadores o por pintar sobre una pared húmeda; o por la aplicación de una pintura de mala calidad. ¿La solución? Eliminar por completo la pintura anterior y reparar, si hubiese , el problema de humedad. Una alternativa es reparar sólo el área descascarada, pero no hay garantía de que al poner la nueva pintura no vuelva a suceder lo mismo. Por eso la mejor recomendación es reparar toda la pared, eliminar las pinturas anteriores hasta llegar al verdadero problema y utilizar buenos productos de pretratamiento.

Pintar puede ser fácil y divertido si sabés cómo hacerlo. Foto: Corbis

Exudación resinosa en maderas

¿Antiguas persianas o puertas de madera dañadas por la humedad y las lluvias? ¡Te damos la solución! La madera suele exudar resinas que son combustibles y que aparecen más frecuentemente en la superficie por efecto del calor y de la humedad. Antes de volver a pintar esa persiana descascarada o esa puerta que se ve muy desmejorada, primero tenés que eliminar la resina de la superficie frotando enérgicamente con aguarrás mineral, alcohol o solvente industrial, sobre todo en los nudos de la madera. Luego aplicar un producto preservador o curador para evitar el ingreso de hongos e insectos. Si querés pintar de color, primero cubrí con un fondo blanco para emparejar e igualar la superficie, y luego aplicá un producto de terminación para maderas como barnices, lacas o esmaltes.

Eflorescencia salina

¿De qué se trata esto? Ni más ni menos que de un problema de impermeabilidad cuando el ingreso de humedad desde la superficie en la mampostería o el hormigón produce mecanismos progresivos de migración de sales hacia el exterior. Si no se detecta y repara a tiempo, la misma humedad arrastra sales contenidas en la estructura y al poco tiempo aparecen formaciones blanquecinas húmedas o secas. Esto ocurre sobre superficies pintadas, de cementos, de ladrillos a la vista. Para solucionarlo primero hay que detectar y arreglar las zonas por las que ingresa la humedad (grietas o rajaduras), impermebealizar la superficie y dejar secar muy bien antes de pintar. Para saber si el problema está neutralizado, aplicar una solución de ácido muriático al 10-20% por media hora, enjuagar con abundante agua, cepillar, lijar y dejar secar. Para el proceso de pintado, primero se deben aplicar selladores o fijadores adecuados. Y en el caso de cemento o ladrillos a la vista, luego del tratamiento con ácido aplicar hidrorrepelentes para evitar un nuevo ingreso de humedad desde el exterior.

Entizado

¿Al pasar la mano se desprende polvillo de la superficie pintada? Puede ser porque se usó un producto de baja calidad, porque la superficie tiene bajo o nulo nivel de fijación o porque está expuesta al exterior. En todos los casos, hay que limpiar la zona con un cepillado enérgico o hidrolavado de alta presión. Después, según la superficie, deberás aplicarle un producto u otro. Por ejemplo, en mamposterías se usa un fijador al aguarrás. Los especialistas recomiendan hacer un ensayo previo diluyendo en iguales porciones con aguarrás. Al secarse el fijador, deberías obtener un producto con brillo mate. Si queda muy brillante, hay que seguir agregándole aguarrás hasta obtener un brillo mate.

Manchas de óxido y humedad

¿Problemas de impermeabilidad? Por supuesto, es imprescindible detectarlo y resolverlo. Una vez resuelto el problema y cuando ya haya secado, cepillá enérgicamente para liberar el polvillo. Después lijá. Una vez hecho esto, pasale impermeabilizante. Según los especialistas, las manchas deben cubrirse con productos sintéticos para evitar la migración por mojado del óxido a capas superiores. Para que las manchas no aparezcan en la superficie, es recomendable usar esmalte blanco mate o fijador, o negro si son de mayor intensidad.

Pinceles: cuidados y trucos para que duren más tiempo

Cuando pintamos empleamos diferentes productos, en general aquellos que se diluyen con agua y también con solventes, y especialmente usamos aguarrás mineral, que es el diluyente esencial de los esmaltes sintéticos.

  • Luego de pintar cada mano, debe recurrirse a un recipiente con agua en el cual hacer una limpieza profunda bajo el chorro de agua, pero dentro de un recipiente que evite derrames hacia los desagües.
  • Cuando la base de la pintura es aguarrás, el pincel debe guardarse en un frasco con agua, ¡sí, con agua! Cuando pintás esmaltes o barnices sintéticos, luego de escurrido el material sobrante puede reservarse para la próxima mano dentro de un recipiente con agua.
  • El agua retrasa la reacción de secado por un período corto de 12 a 24 horas, que es coincidente con el tiempo de espera entre mano y mano. Luego se debe eliminar el agua que puede haber quedado en la superficie del pincel y se continúa pintando con sintético o barniz.Cuando finalizás, limpiá con aguarrás limpio en un recipiente adecuado.
  • Luego de haber limpiado los pinceles, emplear jabón blanco y agua para generar la limpieza final hasta que no se observe la presencia del color principal aplicado. Se debe humedecer ligeramente el pincel y realizar un movimiento circular sobre el pan de jabón para que se impregne la cerda. Con los dedos incorporá esas fibras rebeldes que tienden a abrirse hacia afuera. Dejá secar para que el pincel tome la forma que le diste con los dedos y lo guardás hasta un próximo uso. Al pintar nuevamente, lavá bajo el chorro de agua eliminando los restos de jabón.
  • El resultado final depende mucho de la calidad de pincel, por eso siempre es recomendable que sea muy bueno.
  • Las pinturas al agua otorgan mayor agilidad en el trabajo y en la limpieza del área por pintar. Sin embargo los productos al solvente permiten tener mayor penetración en las superficies y mejor resultado de brillo final en los esmaltes.
  • Fuente: Tersuave

     
     
    Más notas de Hogar