Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Hogar

Jueves 13/06

Ideas prácticas para aprovechar lo que tenés en tu casa

Vidrio, plástico, cartón, metal y una larga lista de materiales integran la parte de tu basura que, como a esta altura todo el mundo sabe, se puede recuperar. Es importante que sepas que, con un poco de imaginación, muchas de las cosas que tirás pueden convertirse en un objeto nuevo y útil.

 
Aprendé a darle nuevos usos a las cosas que tenés en tu casa.  Foto: Gentileza Pinterest theberry.com
Por Julieta Cuneo

Reuso y reciclaje

En primer lugar, es importante distinguir entre reuso y reciclaje. El reciclado consiste en recuperar el material con el que está hecho una cosa y, a través de un proceso de tratamiento industrial, convertirlo en algo distinto. Tal es el caso del papel reciclado, por ejemplo, o del plástico que, luego de ser pulverizado, se usa para fabricar nuevos envases u objetos. El reuso, en cambio, tiene que ver con recuperar algo y darle un uso nuevo, como en el caso del típico frasco de mermelada que usás para guardar azúcar. Esto es algo que podés hacer fácilmente en tu casa y es una buena forma de ahorrar y cuidar el medioambiente al mismo tiempo. Además, como señala Juliana Kranewitter en nombre de Dondereciclo.org, "Hay pocas cosas más gratificantes que compartir este tipo de actividades con tus hijos ya que, además de divertdo, es una buena forma de enseñarles la importancia de cuidar el medio ambiente y el futuro de ellos mismos".

Cómo empezar

"Uso las botellas de tomate procesado como botellas de agua, los frascos de vidrio de yogur y mermelada y las latas de metal con tapa hermética para almacenar los productos de alacena", dice Agustina Riva, una fanática del reuso casero que aplica soluciones simples en su hogar desde hace años. "También recupero los portalentes de contacto viejos, que uso para guardar aros chiquitos y anillos o, si me voy de viaje, para llevar cremas para la cara y los ojos, ya que tienen la medida ideal para un fin de semana".

No hace falta matarse pensando ni ser una experta en manualidades; sólo se necesita un poquito de imaginación para descubrir qué nuevo uso le podés encontrar a eso que estás por tirar, algo que, como señala Kranewitter, puede ser muy divertido.

A continuación, te damos 5 ideas fáciles para que empieces ¡ya mismo!

  • Latas de conserva: Con un poco de pintura acrílica o en aerosol y un taladro podés convertir cualquier lata de conserva en una práctica maceta para tus plantines. Otra buena idea es pintarlas de colores y tallarles dibujos con un martillo y un clavo para usarlas como portavelas.
  • Al igual que los estuches de las lentes de contacto, los maples de huevos también pueden ser una buena opción para ordenar todas esas cosas chiquitas que tenés dando vueltas por tu casa: aritos, anillos, clavos, ganchitos, monedas o, como en el caso de la foto, hilos, agujas y botones.
  • Cualquier frasco de vidrio o plástico resistente puede volverse a utilizar una y otra vez para guardar azúcar, arroz, sal, harina o lo que se te ocurra, y si querés hacerlos más divertidos podés pintarles las tapas de colores o personalizarlos con pintura para vidrio. Si te animás, además, podés usarlos para servirles tragos a tus invitados la próxima vez que hagas una reunión en tu casa. ¡Quedan súper cancheros y son más resistentes que los vasos comunes!
  • Los clásicos guantes de goma que usás para lavar los platos pueden convertirse fácilmente, una vez rotos, en banditas elásticas. Lo mismo pasa con las medias de lycra que se te corren: ¡Los cortás del ancho que quieras y listo! Un dato extra: las banditas hechas con medias son ideales para atarte el pelo, ya que no lo rompen ni lo cortan.
  • Si te gusta la jardinería sabés lo útiles que son las palitas, y ni hablar si en verano vas con tus hijos a la playa. Para eso, nada mejor que transformar un frasco de plástico vacío, como los de los productos de limpieza, en un objeto que podés usar como palita o cuchara vertedora.

 
 
Más notas de Hogar