Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Hogar

Miércoles 22/05

Cómo preparar tus plantas para el invierno

Las plantas, como los chicos, crecen y a veces es necesario ampliar su lugar para que puedan seguir floreciendo. Cómo y cuándo debemos trasplantarlas.

 
Prepará tus plantas para el invierno.  Foto: Archivo

Junio es un momento ideal para plantar. A días del invierno, el otoño te da el tiempo exacto para reacondicionar tus plantas, esperar que las intensas lluvias se ocupen del riego y se establezcan cuando llegue la primavera. Casi matemático. Aunque es cierto que en la práctica no siempre resulta como lo calculado. Para esos momentos en que los pasos a seguir parecen tropezarse, hay un gran recurso que puede revitalizar tus plantas: el trasplante.

Cada año, o cuando veas que las condiciones en la maceta actual no son las mejores para tu planta, es importante que te des un tiempo para reacondicionarlas y reacomodarlas. Es probable que si no necesitan un cambio total, requieran -por lo menos- que agregues más tierra o la renueves.

Esta época, entre principios del otoño y fines del invierno, es el momento ideal para darte el espacio y hacerlo. Si parece estar apretada, si creció mucho y sus hojas superan ampliamente el diámetro de la maceta, elegí un recipiente de unos 2 a 3 cm de diámetro mayor al anterior (o, lo que es lo mismo, de dos a tres dedos de grosor) con agujeros para drenaje.

Si tenés dudas, si no estás convencida de que sea necesario trasplantarla, una manera muy eficaz es poner atención en las raíces; observar si llenan toda la maceta. Para descubrirlo, tenés que regar el compost o la tierra para poder extraer toda la planta de la maceta y así comprobar el nivel de crecimiento que han tenido las raíces. Si no coparon toda la planta, entonces se debe volver a colocar la planta en su maceta y esperar un tiempo prudencial para que esté lista. El trasplante prematuro puede ser muy perjudicial. Pero si las raíces están por todos lados, como queriendo salir, es tiempo de un cambio.

El tamaño del recipiente tiene que ser proporcional al de la planta. Si ponés una planta pequeña en una maceta demasiado grande, corrés el riesgo de dañarla por el exceso de humedad. Y si pasa lo contrario -una planta grande en un pequeña maceta-, lo más probable es que no crezca lo suficiente o, aún peor, que no sobreviva.

¿Cómo extraer la planta?

Para sacar la planta sin lastimarla, hay que sostener con una mano la maceta y con la otra el tallo principal entre los dedos. Una vez que la planta está segura en nuestras manos, damos vuelta la maceta boca abajo y le damos unos golpes para que pueda salir la planta.

Lo ideal es tratar de que el pan de tierra no se desarme y que antes de colocarla en el nuevo recipiente puedas hacer uno o dos cortes verticales, y luego humedecerlo para ablandar las raíces compactas. Esto ayudará a que la planta tenga un mejor desarrollo en su nueva maceta.

El trasplante

Lo primero que hay que saber es que si la maceta que vas a usar ya ha sido utilizada hay que lavarla con agua y refregarla con un cepillo. También conviene diluir un poco de lavandina para asegurarte de que quede totalmente desinfectada. Para lograr un buen drenaje, se pueden colocar piedritas o pedazos de teja en el fondo de la maceta.

Sobre el material de drenaje se coloca una capa de tierra, la cantidad va a depender del tamaño de la planta que vas a poner en esa maceta. Luego, ubicás la planta bien en el centro y rellenás con tierra todo alrededor.

Para que se asiente, hay que darle unos golpecitos contra el piso, y seguir rellenando hasta completar el alto del recipiente, presionando con los dedos. Por último, con la planta ya trasplantada en su nueva maceta, se riega suavemente para humedecer todo el sustrato.

Es muy importante que durante los primeros días pongas la planta en un lugar donde reciba luz, pero no sol directo, para que pueda alimentarse de los nutrientes que necesita y adecuarse de la mejor manera. Tu planta crecerá más rápido y vigorosa.

Las plantas que toleran la calefacción

Las fuentes de calor, como las estufas, generan un ambiente seco que puede afectar a las plantas tropicales, acostumbradas a climas húmedos. Por eso, tu mejor opción en esta época son las de climas desérticos, áridos, porque soportan mucho mejor la calefacción.

Cuáles son:

Todos los ficus

Las plantas colgantes de hojas chicas

Bonsais

Para tener en cuenta:

Poner la planta lo más lejos posible de las fuentes de calor.

Las plantas de hojas grandes se deshidratan con mayor facilidad. Buscá las de hojas más pequeñas.

A dormir…

Hay un mito que a veces se deja oír: no hay que dormir con plantas dentro de la habitación, porque éstas consumen el oxígeno y porque el CO2 que desprenden es perjudicial. Sin embargo, experimentos de la NASA demostraron que es muy beneficioso descansar en un ambiente con plantas. La causa principal es la humedad que aportan, reduciendo la polución y los gases que expulsan los electrodomésticos, los productos de limpieza y el cigarrillo. Todas las plantas de interior ayudan a purificar el aire, y el oxígeno que consumen de noche es irrisorio comparado al que consumimos.

Calendario de la huerta y el jardín

Cultivos que conviene sembrar en junio
Acelga, arveja, espinaca, haba, lechuga, remolacha, zanahoria.

Flores para plantar en junio
Centaurea, clavelina, clavel conejito, coral, gallardía petunia, reina margarita.

 
 
Más notas de Hogar