Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Hogar

Jueves 07/03

Cómo evitar que tu mascota sea una bola de pelos sedentaria

No solo los humanos precisamos hacer actividad física, los animales también; beneficios de que tu amigo canino o felino haga deporte

 
Los juguetes más adecuados son los que están hechos especialmente para ellos / Archivo. 

A todos nos encanta echarnos sobre el sillón y hacer fiaca. Y nuestras mascotas se mimetizan con nosotros. Pero la falta de actividad puede traerles problemas similares a los que padecemos los adultos, con la obesidad -y todas sus consecuencias- y los trastornos de comportamiento en el tope de la lista.

"Muchas veces las mascotas están presas de nuestro ritmo de vida sedentario y, en realidad, al igual que nosotros, ellos también necesitan moverse, ya que es esencial para mantener la buena salud. Caminar, correr, saltar, jugar, etc. son parte importante del bienestar del animal", dice Pablo Behrendt, adiestrador canino y director de La Jauría, escuela canina que se especializa en agility (pruebas con obstáculos en un circuito especial). Y agrega: "Hacer deporte con un perro es muy importante para su socialización y para la relación que va a tener con su dueño".

Caninos # felinos

Mientras que los perros precisan al menos una caminata diaria porque están preparados para recorrer grandes distancias -excepto las razas gigantes y las miniaturas-, los gatos necesitan desarrollar juegos de presa y tener lugares donde trepar para poder ejercitarse.

Así, según el adiestrador canino Gustavo Onofrio, tenemos que salir a darle la famosa vuelta al perro durante, al menos, media hora o una hora por día. "También podemos sacarlos a un parque y allí jugar con ellos, arrojándoles un juguete para que lo traigan y, de esa manera, hacerlos correr", explica. "Por supuesto, todo ejercicio debe ser medido; no debemos hacer que el perro quede exhausto".

Puntos a favor

El ejercicio en los animales es bueno para su corazón, pero además:
Ayuda a reducir la hipertensión arterial.
Disminuye el estrés.
Mantiene el tono muscular.
Quema el exceso de calorías.

En los gatos, la recomendación de los especialistas es utilizar algún juguete que simule una presa (un pequeño roedor atado a la punta de un cordel con una varita del otro extremo para poder manejarlo, por ejemplo), o un puntero láser que deba perseguir. "No es necesario que estemos con ellos por horas. Con 15 minutos por día es suficiente", explican Behrendt y Onofrio.

Aunque remolones y en menor medida, los felinos también precisan actividad física para desarrollarse correctamente. Por eso, entre los juguetes que deben tener a mano, procurá que cuenten con lugares para trepar, para esconderse y rascadores, así como objetos tipo colgantes o para perseguir.

En sus marcas

La caminata diaria es necesaria por diferentes motivos. Entre ellos, para que puedan satisfacer sus necesidades fisiológicas, pero también para ejercitarse, explorar lugares nuevos y para una correcta socialización con otros perros y con los seres humanos. "Con algunos perros no educados adecuadamente o con déficit de socialización puede ocurrir que presenten conductas inadecuadas en la calle. Esto hace que el paseo se torne dificultoso, con tironeo de la correa, entre otros trastornos", dice la doctora María Virgina Ragau, médica veterinaria especialista en etología clínica, quien aclara que los collares de ahorque no son recomendables para estas situaciones.

En cuanto al juego, se trata de una actividad necesaria durante toda la vida del animal, especialmente cuando son cachorros. Lo mejor siempre es jugar a tirar y traer, ya sea el palito, la pelotita o algún chiche que le guste, ya que este movimiento trae aparejados muchos beneficios; entre ellos, la interacción con las personas de manera estructurada y cumpliendo reglas establecidas por el dueño, lo que permite reforzar la obediencia del animal hacia el amo. Además, así lo estás estimulando a realizar ejercicios. De la vereda de enfrente están los juegos prohibidos: todos los que impliquen pelear o tironear, ya que los incitan a morder y gruñir y refuerzan esas conductas que queremos erradicar porque pueden ser peligrosas y violentas.

En definitiva, la actividad física en los animales es primordial para evitar la obesidad y problemas del desarrollo, pero también, y sobre todo, durante el primer año de vida para inculcarles un comportamiento adecuado. Así, el ejercicio, los juegos correctos y los paseos diarios contribuyen a su buena crianza y favorecen, además, la comunicación con los dueños. Eso sí, empezá de a poco. Probá primero con un paseo más corto y alargalo a medida que vayan pasando los días. Y si lo vas a hacer correr, que no sea de golpe: que precaliente, igual que lo harías vos (una vueltita a la manzana puede ser suficiente para entrar en ritmo). ¡Ah! Y no te olvides de llevarle agua, pero sin exagerar, ya que no es bueno que tome mucha ni bien termina de ejercitarse. Tampoco lo hagas comer ni poco antes ni inmediatamente después de haber hecho actividad física.

Probalo porque no solo será beneficioso para la salud de tu animal y para su conducta, sino que además le darás un alegrón: a diferencia de nosotras, que buscamos mil y una excusas para no ir al gimnasio, ellos aman saltar, correr y jugar.

 
 
Más notas de Hogar