Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Cocina

Miércoles 27/02

Un recorrido por Pedro Goyena, una avenida gastronómica

¿Comer en Palermo, Las Cañitas o Recoleta? No, en Caballito; un circuito lleno de opciones: parrillas, rotiserías, comida regional e incluso, para llevar

 
Una de las ofertas de avenida Goyena / heladería Paretto. 

Por Romina Metti

Nace cruzando avenida La Plata como continuación de Carlos Calvo y atraviesa la zona residencial de Caballito durante 18 cuadras hasta terminar su recorrido de doble mano y convertirse en Juan Bautista Alberdi. Es la avenida elegida por los vecinos para caminatas de domingo o paseos casuales: sus abundantes árboles, la tranquilidad de sus tramos y la arquitectura de las antiguas casas que aún la habitan son parte de su atractivo. A lo largo de su recorrido desfilan todo tipo de establecimientos gastronómicos, algunos de ellos con varias décadas de vida y otros incorporados recientemente a este nuevo polo ubicado en uno de los barrios más encantadores de la ciudad. Avenida Pedro Goyena, a la mesa.

Comida casera y rotisería: La Mia Casa (sólo delivery)

 

Martes de 18:30 a 22:15. Miércoles a domingos de 9:30 a 14:30 y de 18:30 a 22:15
La Mia Casa ha visto crecer a Caballito y a su mentada avenida. La historia de este lugar comienza en 1977, con la compra del fondo de comercio al mismísimo Cacho Castaña por parte de Don Vukajlovic y sus dos hermanos. Desde entonces y hasta hace 6 años, el local estaba ubicado a media cuadra del actual, pero nada, ni el menú, ni las recetas, ni los secretos de cocina ni la identidad del lugar han cambiado. Por su cocina han pasado padres, tíos y primos; actualmente es atendido por los tres hijos del fundador de La Mia Casa, cada uno de ellos con carrera en gastronomía (pastelería, pastas y cocina general). Pablo, el mayor, asegura que "el éxito y la permanencia del local se debe a que siempre fue algo familiar" y, también, a la buena mano que hay detrás de cada plato casero. Muchas de las recetas son de su madre y su tía, ambas italianas, de las que aprendieron a hacer platos sabrosos y abundantes.

Una de las especialidades de la casa son las pastas caseras: ñoquis, tallarines cortados a cuchillo, sorrentinos de muzzarella y jamón y ravioles. Las tortillas, las tartas, los pescados, el matambre, el pollo al spiedo (con capacidad para 100 pollos, todo un espectáculo de la cocción), el vitel toné y la ensalada rusa son también muy pedidos. Como plato del día suele haber peceto a la portuguesa, matambrito a la pizza y pastel de papa, pero con los primeros días de frío se acercan los esperados platos invernales: goulash con spaetzle y guiso de lentejas. Entre los postres, todos insuperables, se encuentra el flan casero, el budín de pan, el tiramisú (en invierno), el cheesecake (en verano), la tarta de manzana y el strudel. Y como si fuera poco, tienen su propia cerveza artesanal: Vuka.

Parrilla: Posta Goyena

Avda. Pedro Goyena 696
Martes a domingo de 12 a 16 y de 20 al cierre

Con tan sólo cuatro meses de vida en Caballito, Posta Goyena ha sabido conquistar el corazón de los vecinos y de otros amantes de la carne que se acercan desde distintos barrios. Se trata de una parrilla asador cuyas especialidades son el chivito, el cordero, el lechón y el pechito, pero se encuentra de todo: asado, bondiola, lomo, bife de chorizo, morcilla, parrillada para compartir (para 2, 3 y 5 personas) y matambrito, entre otras carnes. Como entrada se destacan el vitel toné, el matambre casero con ensalada rusa, los morrones asados, los chipirones fritos y las gambas al ajillo. Dentro del menú también hay platos varios, guarniciones, pastas caseras y pescados. Y para los postres, todos los clásicos de restaurantes tradicionales: Don Pedro, flan casero, budín de pan, queso y dulce, zapallos e higos en almíbar, panqueques y helados. Tienen delivery y se pueden hacer reservas.

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Comida peruana: Como lima nueva (delivery y dos mesas para comer al paso)

 

Buenos Aires tiene una gran variedad de restaurantes de comida extranjera y Perú no es la excepción. La novedad de este local es el tipo de servicio: el delivery, territorio colonizado casi exclusivamente por la pizza, las empanadas, la comida china y el helado, ahora también acerca platos elaborados e internacionales. El nombre de este pequeño pero rendidor local, anticipa algo de la experiencia gastronómica, sustentada en el respeto por la tradición peruana, la combinación de sabores, la condimentación de los platos y la abundancia de las raciones. Con tanto sushi alrededor podría parecer una decisión osada, pero el éxito desde su reciente apertura es rotundo: "Nos animamos a abrir porque mi mujer es peruana y cocina muy bien. Ya no quedan muchas casas de comida casera tipo rotisería y no hay demasiadas opciones de delivery que ofrezcan comida elaborada. La comida peruana es sana y surtida: se cocina con pollo, pescado, lomo y muchas verduras", explica Pablo, dueño de Como lima Nueva.

Dos clásicos peruanos son el Ceviche (pescado y mariscos marinados, limón, lima ácida, cebolla violeta, ají, yuca sancochada, choclo, papa) y el Seco de cordero (carne de cordero, ají amarillo, ajo, cebolla, chicha de jora, cilantro, arroz graneado). Otras opciones para descubrir la cocina de Perú en la comodidad del hogar son el pollo a la brasa (hecho con carbón y servido con cerveza negra, romero huacatay, sillao, comino, ají panca, papas fritas caseras, ensalada criolla), la Jalea Mixta (pescados y mariscos marinados, ajo, pimienta, sazonador, lechuga, yuca dorada, choclo, cancha, ensalada criolla, jugo de limón), las Yuquitas doradas (pasta de yucas en huevo fritadas a base de harina, cocidas al sartén) y el arroz chaufa (con variedad de verduras, sillao, ají, jengibre, cebolla china, huevos batidos, carne de res, cerdo). Al mediodía se puede pedir menú ejecutivo (son porciones más pequeñas, ya que las tradicionales son para compartir) y este año incorporarán sándwiches peruanos al menú. ¿Una incursión de la casa? El ceviche de salmón rosado.

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Pescados: Pedro 94

Avda. Pedro Goyena 94
Martes a sábado de 12 a 16 y de 20 al cierre. Domingo de 12:30 a 16

En su pintoresco local con ambientación de mar (sogas con boyas, timón de barco) conviven sin perturbarse una pescadería y un restaurante: Pedro 94 es uno de los reductos del pescado fresco más famosos, no sólo de Caballito sino de la ciudad entera. Durante la semana es uno de los comercios de paso obligado para la compra diaria y los sábados y domingos se llena de comensales dispuestos a esperar mesa sin apuro. Las variedades dependen de la temporada pero se puede encontrar salmón, merluza, lenguado, pejerrey, calamares y brótola. Las presentaciones también sorprenden: tablas, cazuelas, paellas (se venden también por kilo para llevar) y platos varios (lenguado al verdeo o al roquefort, salmón con salsa de camarón, fritada de mariscos). Las rabas y los camarones son la perdición de todo el que se acerca. Como complemento, el menú ofrece pastas y tortilla de papas española, además de guarniciones.

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Sushi: Kiku

Av. Pedro Goyena 75
De martes a domingos de 19 a 23.30 y sábados y domingos de 12 a 15

Fue uno de los primeros restaurantes dedicados al sushi que apareció en Caballito, cuando todavía no era un plato de moda. Con parte de su cocina a la vista y un salón generoso, Kiku ofrece una atención rápida y amable, siendo una buena opción tanto para quienes se inician en la gastronomía oriental como para habitués del sushi. En Kiku se pueden encontrar nigiris, rolls y temakis de queso Philadelphia, salmón rosado ahumado, kanikama, langostinos, atún cocido, salmón con mango y vegetarianos. Los sashimis, por su parte, se elaboran con pescado blanco del día, pulpo marinado con limón y salmón rosado. También hay entradas (arrolladitos primavera, brochette de pollo y vegetales, bocaditos de pollo frito), principales (pescado blanco del día al teriyaki con guarnición, milanesa de cerdo con huevo y arroz, pollo al jengibre con guarnición, salmón rosado a la plancha con guarnición) y salteados al wok (de arroz y vegetales, lomo, mariscos, pollo, salmón). La carta de postres incluye dorayaki de dulce de azuki, de crema pastelera o mixto, marquise de chocolate y parfait de limón y jengibre. Para maridar, imperdible el Sake Ozeki.

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Pizzas: Almacén de Pizzas

 

Avda. Pedro Goyena 301

Con sus masas saborizadas y sus pizzas de 10 porciones, este cuidado Almacén revolucionó el mercado de los bollos con salsa y queso (estos gorumet, claro) y se convirtió en una prolífica cadena bajo una única promesa: "un nuevo concepto en pizzas". La marca inició su intensa experiencia en 2006 y al día de hoy cuenta con 14 locales en el país y 3 en Madrid. El de Pedro Goyena abrió sus puertas en abril del año pasado, con el antecedente de otro Almacén de Pizzas ubicado a pocos minutos de allí (Rivadavia 4718). Entre las variadas combinaciones de sabores hay que destacar la pizza "Mozzarella Sapore Italiano" (con salsa de tomate, orégano y aceitunas verdes), la "Almacén" (¼ de napolitana, ¼ queso brie, ¼ jamón y morrones, ¼ espárragos) y la de carne a la barbacoa (con salsa de tomates, mozzarella y salsa a la barbacoa). También hay variedades de fainá, empanadas, ensaladas, calzones, tartas y rolls. Para el postres, una curiosidad empalagosa: pizzeta M&M. Para los más tradicionales: panacota de maracuyá, mouse de limas o chocolate y tiramisú.

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Helados: Paretto

Avda. Pedro Goyena 673
Martes a sábados de 15 a 24. Domingos de 14 a 24. Lunes cerrado.

A fines de 2009, la pareja Diego Bussio y Corina Netto abrieron la heladería y café para ofrecer un servicio tentador en un local atendido por sus dueños. Corina recuerda que por aquellos días "no había tanta competencia" y que eligieron la zona por su tranquilidad, sus vecinos y el atractivo de la avenida. Entre los helados, de elaboración artesanal, se destacan el mousse de chocolate, la crema oreo (crema americana con galletitas oreo y dulce de leche natural), el Dulce Paretto (con combinado de chocolate y dulce de leche havanna), el mascarpone (queso mascarpone con frutos rojos) y el maracuyá, pero hay una gran variedad de sabores frutales, chocolates, cremas, dulce de leches y mousses.

Otro clásico que marcha a diario es el waflle con dulce de leche o helado. También hay pastelería casera (alfajores de maicena, pepas y brownies, para comer en el local o para llevar en bandejas de 8 unidades) y medialunas de grasa y de manteca que se hornean al momento del pedido. Para completar la oferta, un producto que aún es único en el barrio: el pochoclo para llevar. Se vende en bolsas de 150 gramos y se prepara dos veces al día.

 
 
Más notas de Cocina