Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Nosotras

Martes 19/02

África en Buenos Aires: dónde encontrar platos típicos

Oriundo de Camerún, en su primera visita al país se enamoró de esta ciudad; conozcan al hombre que volvió para quedarse e instaló "El Buen Sabor" en las calles de Villa Crespo

Por Romina Metti


En 2001, Maxime Tankouo -ex futbolista defensor de la liga profesional sudafricana- volaba desde Douala hacia Brasil, haciendo una breve escala en Buenos Aires. Tres días con sus noches fueron suficientes para conquistarlo. Continuó su viaje, pero un año más tarde regresó para conocer mejor la vida porteña que tanto lo había asombrado. El plan inicial constaba de tres meses de turismo, que se extendieron a siete. Quería quedarse, pero hacía rato que era algo más que un turista: comenzaba a insertarse en la sociedad, había hecho buenos amigos y sentía la necesidad de crear un negocio. El más inmediato y rentable parecía ser el del cibercafé con locutorio, que montó en Palermo y mantuvo durante varios años. Sin embargo, Maxime tenía otro deseo.

Un camerunés en Buenos Aires

Natal de Douala y perteneciente a la etnia Bamileke, Maxime aprendió a cocinar los sabores de su tierra gracias a su madre. Cuando ella llegaba con la compra, la ayudaba a organizar los alimentos y a preparar los platos. Estas lecciones fueron recuperadas en Buenos Aires: invitaba a sus amigos a comer y les preparaba platos típicos africanos. Quería trabajar de algo vinculado a su cultura y pensó en dos opciones: indumentaria o gastronomía. Alentado por sus amigos, catadores de su cocina, se decidió por la segunda. En julio de 2008 encontró el local para "El Buen Sabor" y abrió con un menú diseñado por él mismo: los días de semana había un poco de todo y los sábados y domingos, tres o cuatro especialidades africanas.

Comenzó a perfeccionar sus destrezas como chef sin formación, hasta que el restaurante se convirtió en una casa de comidas africanas para toda la semana. El primer año, asegura, se le hizo cuesta arriba, pero con el tiempo la clientela fue creciendo y así también su popularidad. Celebridades, artistas, turistas y argentinos de todas las latitudes llegan hasta Villa Crespo tentados por esta exclusiva oferta. No así los africanos: "El africano no es de comer afuera. Apenas el 2% de la colectividad que vive en Buenos Aires come en mi restaurante", comenta Maxime.

El Buen Sabor

Una de las particularidades de la cocina africana es la larga cocción de los platos, por eso Maxime advierte que es un requisito tener paciencia y dedicación para poder elaborarlos. Las porciones son abundantes y la manera tradicional de comerlas es con las manos, más específicamente con tres dedos: "El sabor cambia cuando se come con cubiertos, en especial en platos como el pescado a la parrilla o el fufu". En "El Buen Sabor", los paltos son elaborados en el momento y todo lo que llevan es fresco: nada de latas de conservas ni alimentos congelados. Maxime comenta que muchos de los ingredientes que usa son difíciles de conseguir en Buenos Aires y que desconoce el nombre local de algunos de ellos, por eso en ocasiones compra guiado por el olfato y la visión.

La base de la gastronomía africana se encuentra en el pescado (la carne roja aún es un lujo en algunos países, al igual que ciertas variedades de pescado) y las verduras, en especial variedades como el puerro, el apio, el perejil y la cebolla de verdeo. Los platos llevan una gran cantidad de condimentos molidos, que se agregan cuando la cocción se encuentra al 60%. Uno de los más pedidos es el Director General (plátano en rodajas con pollo cubeteado), que en Douala es de lujo, ya que sólo los ejecutivos pueden pagarlo.

 
Foto 1 de 8

Entre los recomendados por Maxime se encuentra la salsa de maní con pescado, pollo o carne con guarnición: se prepara espesa con el maní frito y se puede acompañar con sémola, arroz, mandioca o plátanos al vapor o fritos. Otro imperdible es la corvina a la parrilla con cebollas y tomates, servida con mandioca o plátanos fritos o al vapor. También hay Bobotie (pastel de carne con variedad de especias, almendras fileteadas y pasas), Roti de papa con carne o pescado (papas cocinadas con salsa concentrada de tomates y condimentos varios, con la carne o pescado como acompañamiento) y guiso de plátano con chivo (plátano entero acompañado por vegetales molidos cocidos con presas de chivito), entre otros. A excepción de la polenta y la sémola, todos los paltos son aptos para celíacos.

También hay opciones vegetarianas (frito de porotos, salsa de acelga, salsa de maní con guarniciones) y sin sal (frito de acelga, salsa de maní, frito de porotos). Cuando llegamos a los postres, Maxime comenta: "No se consume mucho postre porque los platos son abundantes y luego de comerlos uno se siente lleno". Sin embargo, hay dos opciones que hacen justicia a la escasez: la ensalada de frutas de papaya, mango, ananá y sandía con jugo especial y el Koeksister, una masa dulce trenzada y frita.

Sobre la vidriera de "El Buen Sabor" se ve un león pintado con la leyenda "León Indomable", emblema de la selección de Camerún: el fútbol aún forma parte de la vida de Maxime, que se declara hincha de Boca. Con mesas en la vereda, el restaurante tiene capacidad para 20 cubiertos y ofrece un ambiente que prioriza la comodidad antes que el exhibicionismo étnico: apenas algunas esculturas en madera, la bandera, un mapa de África sobre la pared y notas enmarcadas decoran austeramente el salón. Un detalle agradable es la música autóctona de los 54 países de África, que siempre rota y acompaña suavemente la experiencia de los comensales. Maxime termina la entrevista con una promesa que invita a acercarse hasta "El Buen Sabor" para confirmar sus palabras: "La africana es la cocina del momento: es la más completa y distinguida. Un celíaco puede comer, un vegetariano puede comer. Desde el primer plato hasta el último, ofrece todo lo que el cuerpo necesita para estar bien alimentado".

Datos:El Buen Sabor / Camargo 296 / De martes a viernes desde las 20 y sábados de 12.30 a 16 y de 20 al cierre

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Una receta bien africana

Ndolé con sémola (salsa de acelga)

 
 
Más notas de Nosotras