Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Nosotras

Jueves 07/02

En tiempos de carnaval carioca: comida típica para celebrar

El cerro Corcovado, el morro Pan de Azúcar, el Estadio Maracaná y la playa de Ipanema son algunos de los atractivos de Río de Janeiro; el Carnaval, la feijoada y la caipirinha, los más buscados en febrero

Por Romina Metti


Entre los orígenes del carnaval circulan distintas versiones, algunas más oficiales que otras. Hay quienes sostienen que solía ser una celebración desenfrenada y signada por los excesos, casi como desquite contra la abstinencia y purificación de las Pascuas, no tan lejanas en el calendario. El carnaval antecede a la cuaresma cristiana y consiste en diversas manifestaciones públicas y culturales que incluyen máscaras y disfraces para guardar la identidad y poder obrar con libertad, desfiles, comparsas, batucadas, murgas y fiestas.

Algunos de los carnavales más emblemáticos alrededor del mundo son los de Tenerife y Cádiz (España), Oruro (Bolivia), Vencia (Italia), Barranquilla y Pasto (Colombia) y Veracruz y Mazatlán (México). El de Gualeguaychú es el más largo, ya que dura desde el primer fin de semana de enero hasta el primero de marzo. Y el más grande y masivo del mundo, según el libro Guinness de los récords, es el de Río de Janeiro.

Algo de historia

Según algunos historiadores, su origen se encuentra 5000 años atrás, con bases paganas. El proto-carnaval habría encontrado su forma en el Imperio Romano, para luego expandirse por el resto de Europa y llegar a América de la mano de los navegantes españoles y portugueses a partir del siglo XV. Y así llegó a Brasil Lo que algunos relatos omiten es que el carnaval en Brasil fue una expresión de libertad por parte de los los esclavos que, durante la colonización europea, vivieron sometidos a una cultura ajena. En todo caso, habría sido una adaptación de aquella misma cultura, pero bajo un código sudamericano.

Lo mismo sucedió con el plato más popular de Brasil: la feijoada era, originalmente, comida para esclavos a base de sobras de chancho. Con el tiempo fue incorporando el resto de las carnes, los frijoles y las verduras, y hoy es un plato que se acostumbra a comer en vísperas de fiestas y carnavales (es decir, cuando hay que bailar sin descanso) por su alto contenido de proteínas.

Carnaval de Río

Esta breve pero intensa fiesta da cita a curiosos y fanáticos del mundo entero entre el 9 y el 12 de febrero. Los días domingo y lunes por la noche son los más esperados, ya que en el sambódromo desfilan las "escolas da samba": cada una lleva un atuendo especial asociado al tema elegido por la escola. Además cuentan con coreógrafos, compositores, cantantes y animadores, que invitan al público a cantar y bailar, obteniendo así más puntos para la calificación final.

Fuera del sambódromo la ciudad también celebra el carnaval con más de 200 bailes populares, que comienzan cuando el intendente entrega las llaves de la ciudad al Rey Momo, personaje que se reconoce como el dueño simbólico del Carnaval. La comida también tiene su protagonismo en estas fechas, con la feijoada a la cabeza: otorga mucha energía a los bailarines, que para mejorar su digestión lo acompañan con jugos cítricos. El fricasé es otro clásico de carnavales: se trata de un guiso con alimentos fritos y mezclados con una salsa de huevos batidos, condimentado con limón y perejil.

Comida de carnaval

En los puestos ambulantes se pueden encontrar salgadinhos (aperitivos): croquetas de mandioca (croquetas de yuca, hechas con huevo y cebolla), muslitos de pollo y el tradicional pan de queso, además de todo tipo de carnes y salchichas. Otros tentempiés ideales para comer de parado son los pasteles y bolos: los hay salados y dulces con rellenos de carne, pescado y frutas, entre otros. Para acompañar cualquiera de estas opciones, la caipirinha es un gran aliado: se prepara con cachaça (licor hecho con caña de azúcar), limón, chancado y azúcar, y se sirve con pajita para poder beber el sedimento que se forma entre el azúcar y el jugo de lima al fondo del vaso.

Para disfrutar de estas variedades en Buenos Aires hay que darse una vuelta por tres lugares bien cariocas

Boteco do Brasil

Este fin de semana el carnaval se puede disfrutar como si Buenos Aires fuera Río: en Boteco do Brasil los festejos comienzan el sábado, con el show de Renato dos Santos. Para continuar, el domingo va a haber batucada y el lunes un concierto de Charlie Brown y sus músicos, con ritmos bossa y axe. Para finalizar, el martes va a haber un show de samba con mulatas y batucada. Como no podía ser de otro modo, estas fiestas deben ser maridadas con caipirinha.

En la generosa carta se pueden encontrar platos clásicos y tradicionales, muchos de ellos imprescindibles para el Carnaval: de entrada, mandioca frita, isca de peixe o pollo passarinho; para el principal, feijoada, bobó de camarão (puré de mandioca con salsa de leche de coco, aceite de dende y camarones) o prato feito carioca (arroz, porotos, carne, huevo, farofa y papa frita); de postre, manjar branco (flan de coco con salsa ciruela), mousse de maracujá o pudim (con leche condensada).

Me leva Brasil

En este palermitano refugio para brasileros y amantes de su cultura prometen una experiencia para "matar a saudade" (es decir, la nostalgia). La velada puede comenzar con el quejo a milanesa, las ostras gratinadas o las batatas fritas, que incluso juntas forman una deliciosa y variada combinación para compartir. A la hora de los platos, la vatapa (crema de langostinos y pez con azeite de dende, cilantro y especias) y el arrumadinho (porotos tape con salsa criolla, mandioca frita, carne seca y arroz) no defraudan. En la carta también hay dos novedades para no dejar de probar: la pizza y las albóndigas de feijoada. Para el postre, ovos nevados, cocadas o quindin (flan de coco). Entre las bebidas se pueden encontrar caipirinha y caipiroska de maracujá, batida de coco y una gran variedad de jugos con frutas de estación.

Maluco Beleza

La histórica discoteca brasilera (este año cumple dos décadas) es bien conocida por sus shows y bailes de madrugada, que rinden homenaje a la cultura brasilera. Además se dictan clases de danza axe y lambazouk. Para los que busquen un plan menos deportivo, los miércoles a partir de las 21.30 hay cenas con dos propuestas a elección, que incluye principal, postre (torta de coco con helado de crema) y bebida (agua, gaseosa, copa de vino o cerveza). Una de las opciones es la ya comentada feijoada; la otra, frango a moda da casa (pollo, salsa especial, ingredientes de estación, arroz y papas rústicas) . Luego de la cena hay show en vivo.

Y para celebrar en casa, la receta de la feijoada

 
 
Más notas de Nosotras