Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Nosotras

Jueves 07/02

Terrazas, jardines y patios para pasar el verano en Buenos Aires

Por Agustina Lumi

Opción 1: El patio del Museo

 
Foto 1 de 7

Sólo unas rejas separan la bulliciosa Avenida del Libertador de este pequeño y no por ello menos hermoso reducto de la ciudad. Situado dentro del perímetro de una mansión francesa, el Palacio Errázuriz, hoy Museo Nacional de Arte Decorativo, Croque Madame Café es una excelente y bellísima opción para todos aquellos que buscan un lugar fresco y al aire libre en este, a veces, pesado verano de Buenos Aires. Con un salón modesto distribuido en dos plantas, el lugar se destaca efectivamente por el patio con mesas adornadas por sombrillas blancas, sector que Croque comparte con el Museo, y que le deja a cualquiera una sensación similar a desayunar, almorzar o cenar en una callecita francesa.

La carta propone una variedad de quiches, ensaladas "verdísimas", vol-au-Vents, woks, entre muchas otras opciones, incluidas sopas, helados y abundantes tortas que siempre están en exhibición en el salón, listas para ser saboreadas.

¿El detalle? Las mesas no son muchas así que el consejo es intentar reservar porque los mediodías y las nochecitas de fin de semana son muy solicitados.

¿El bonus track? Según el horario en el que se visite el restaurant se puede aprovechar para dar una vuelta por el museo. Lo mejor es chequear la información de las muestras y exhibiciones antes de ir en la web del museo. Además de exposiciones, se pueden encontrar agradables e interesantes sorpresas allí, como cursos y talleres, tanto anuales como sólo de verano.

Croque Madame / Avenida del Libertador 1902. Barrio Norte / Abierto de lunes a domingo de 10 a 24 horas. / Reservas al 4806-8639

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Opción 2: Un hotel en pleno downtown

 
Foto 1 de 5

En el corazón del centro porteño aparece este moderno y lujoso hotel, construido en el mismísimo emblemático edificio que creó el arquitecto Alejandro Bustillo en 1927. Ocho pisos separan el lobby de un restaurant y bar ubicado en el noveno, en una imponente terraza con vista a todos y cada uno de los edificios históricos de la ciudad y sus preciosas cúpulas. Las Terrazas Pool bar, claro, porque las mesas y espacios gourmet del lugar rodean la atmósfera de la piscina a la que los huéspedes y también los curiosos y ejecutivos asisten sin parar durante toda la temporada. La propuesta es simple pero no por ello menos interesante. Con un horario corrido, entre las 12 y las 22, en el que se sirven desde ensaladas y sándwiches hasta pizzas, empanadas y finger food, el lugar recibe a comensales habitués para la hora del almuerzo laboral, los tragos del after office y la cena antes de volver a casa.

El mito acerca de este tipo de lugares es que los precios de la carta resultan inaccesibles, pero aquí se trata justamente de lo contrario. Las opciones de coctelería y tragos, por ejemplo, no superan los 50 pesos y hay bebidas sin alcohol, jugos y licuados deliciosos por mucho menos.

¿Carta de vinos? Disponible y en precio para disfrutar a la luz de las velas y sillones en este ambiente más que interesante para vivir el verano en el centro sin agitarse y casi desde el cielo.

Las Terrazas Pool Bar and Restaurant / Av. Roque Sáenz Peña 725. Centro / Abierto todos los días de 12 a 24 h

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Opción 3: Un clásico para el brunch de sábado

 
Foto 1 de 7

Un pizarrón escrito con tiza muestra el camino de entrada rumbo a un clásico para todas las estaciones del año: Milion, el sitio de Buenos Aires que no falla nunca, ni de día ni de noche. Este sofisticado lugar, que soporta desde los planes más relajados hasta los más movidos, ofrece un verano muy brunchero al aire libre. ¿Dónde? En el hermoso y amplio jardín de esta casona que conserva ese "no sé qué" de principios del siglo pasado pero súper moderno. ¿Cuándo? Todos los sábados, desde las doce del mediodía, Milion propone cuatro menúes distintos -con carne, pollo, vegetales o pescado- que incluyen entrada, plato, postre y, por supuesto, una deliciosa infusión (consulten por copa de vino o champagne), por un módico precio de 80 pesos por persona. Sombrillas, árboles, plantas y hasta una pequeña terraza con sillones a la que se accede por una hermosa escalera completan una escena de relax en este enclave rodeado de edificios, calles transitadas y aires acondicionados encendidos.

¿La recomendación? Probar las aguas saborizadas hechas en la casa -riquísimas- y el tapeo de la carta nocturna.

¿El destacado? En Milion también hay programación de eventos y música en vivo. Jueves de jazz, djs residentes los viernes y sábados y los destacados domingos rosé. Solo hay que chequear el Facebook o Twitter del lugar para ver qué es lo que está disponible cada día.

Milion / Paraná 1048 / Abierto de lunes a miércoles de 10 a 2 de la mañana. Jueves y viernes hasta las 3. Sábados del mediodía al cierre y domingos desde las 20.30 / Reservas al 4815- 9925

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Opción 4: La galería de los jugos, el arte y las vidrieras

 
Foto 1 de 6

Tras una grupo de chicos que entra bicicleta en mano y con la cámara de fotos al cuello, se asoma aquel cartel luminoso -siempre encendido- que invita a entrar y conocer la Galería del Patio del Liceo. La Avenida Santa Fe la alberga, entre locales, entradas de subte y múltiples paradas de colectivos. Se trata de una antigua escuela (liceo) de señoritas, hace años convertida en lo que hoy es: un exponente de la escena alternativa y emergente de Buenos Aires, materializada en decenas de locales de diseño, arte, confección y muebles, indumentaria, libros, entre otros rubros. En ese contexto genial, las plantas delinean el recorrido por un pasillo rodeado de vidrieras hasta llegar a un patio con grupos de mesitas en el que se puede "usar todo", como dice su mentor y actual cuidador Antonio. Allí despunta el barcito de bebidas, jugos y tragos "Baby Snakes" que funciona por las tardes y para los eventos que se organizan en la galería. También al fondo del patio aparece "Bhakti", el lugar encargado de la comida que, en esta etapa del año, según dicen, "llegará próximamente".

Es una propuesta ecléctica y no tradicional para un verano en la jungla porteña. Los horarios de los locales y el bar pueden ser variados así que la mejor opción siempre es darse una vuelta informalmente o entrar antes en el Facebook para revisar eventos y confirmar aperturas de los locales de este maravilloso lugar.

Galería del Patio del Liceo / Avenida Santa Fe 2729 / Abierto de 14 a 20 horas.

Ir al restaurante
Encontrá este restaurante en Guía LA NACION y planeá tu próxima salida.

Opción 5: Una plaza de usos múltiples

 
Foto 1 de 3

Si de verano al aire libre se trata, no puede dejarse de lado otro clásico de Buenos Aires: la Plaza Dorrego, situada en pleno barrio de San Telmo. Si bien muchas veces la intención de cualquier porteño es alejarse de la marea de turistas en busca de ofertas y recuerdos del Río de la Plata, sería una picardía olvidar o anular de la lista las múltiples ofertas gastronómicas que aparecen en este epicentro de la movida tanguera. Mesas al aire libre, sombrillas, música o milonga en vivo, artesanos que rodean la plaza y mucho más, hacen que cualquier transeúnte quiera quedarse por lo menos a tomar una cervecita.

Los locales gastronómicos que sirven comida allí son varios, desde "Chenoe resto-bar" o "Café del árbol", en los que abundan las promociones para grupos de más de tres o cuatro personas, con hamburguesas, minutas y papas fritas como las vedettes de la propuesta. También hay menúes que incluyen bifes de costilla, ensaladas, pastas o pescado con bebida y postre incluidos por menos de 80 pesos. Además, las tablas de quesos y fiambres con cerveza convierten a la plaza Dorrego en una tentación más para pasar un verano más en el asfalto. ¿Alguien puede resistirse?

Plaza Dorrego / Balcarce y Humberto Primo. San Telmo.

 
 
Más notas de Nosotras