Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Familia

Lunes 04/02

Cómo viajar con chicos (en auto, avión, micro o tren...)

¡Al fin! Llegaron las vacaciones y, con todo listo para partir, no pensás en nada más que llegar a destino; pero antes, hay que sobrevivir al viaje en familia: consejos para lograrlo

Foto: Archivo
Por Verónica Salatino


Los bebés lloran, los más chiquitos se ponen inquietos y quieren hacer pis o llegar rápido, los más grandes se fastidian y los adultos quieren chasquear los dedos y teletransportarse de inmediato al destino elegido. Sin embargo, esto no es posible. Por lo tanto, hay que buscar alternativas viables. Tomá nota.

Según la doctora en Psicología Edith Vega, del Hospital Privado de Niños, es importante tener en cuenta la duración del viaje, las edades de los pequeños y la motivación de ellos para realizarlo , así como la de los adultos para ir con ellos. Más allá de esto, entretenerlos durante las horas que dure el periplo es fundamental. Y para eso, los juegos, libros, música, películas y todo lo que sea de su agrado será de gran compañía y ayuda. De todos modos, las recomendaciones dependen del medio de transporte y de la etapa en la que estén tus hijos.

Mi bebé

"Si se trata de niños entre 0 y 1 año y medio es fundamental considerar el bienestar vinculado al confort físico y al descanso necesario. Llevar ropa cómoda, tener varias mudas para poder cambiarlos, aprovechar los estímulos que el viaje mismo genera, ayudarlos a poder ensimismarse y cuidarse de hiperestimularlos ", aconseja Vega.

Si el viaje es en auto , de más está decir que el bebé debe viajar en el asiento trasero y con la sillita especial para él (y si podés, andá con él, a su lado, que siempre es mejor para calmarlo o ayudarlo, en caso de que sea necesario). Un buen consejo es que cubras los vidrios con parasoles para evitar que el rayo entre por la ventana y le moleste la luz o el calor. Y para que vos y tu marido estén menos tensos, cubrí los asientos con una sábana o toalla, así si el nene vomita o se vuelca algún líquido, no manchará ni mojará el tapizado.

En cambio, si vas en avión , procurá viajar en la primera fila, donde hay más espacio. Y llevale unos taponcitos para sus oídos, que pueden dolerle en al ascenso y descenso. Mantita para cubrirlo del frío helado que siempre hace en estas naves y todo lo que precises en el bolso de mano son otras cosas que no debés olvidar. (Leé el recuadro con tips buenísimos).

¡Quietitos!

"Entre el año y medio y los 3 años hay que considerar la necesidad de los chicos de querer moverse y trasladarse", recuerda la especialista. Por eso, si vas en auto , hacé alguna parada para que el nene baje y camine. Hacelo cada dos horas (pero, para que el trayecto no se te haga eterno, que la escala no dure más de quince minutos). En tren es más fácil , porque podés hacer que camine de vagón a vagón. "En cuanto a los viajes en avión y micro , suelen ser especialmente complicados para los niños en esa edad", dice Vega, por lo que recomienda evitar esta opción si podés elegir. Y si no podés, la imaginación será fundamental aquí. Cuentos breves, dibujos y más serán tus salvadores . "En estos casos, es una exigencia para el adulto, que suele requerir un asesoramiento y una preparación previa significativa", advierte la psicóloga.

Si ya pasaste esa etapa, y tus hijos están en la franja de los 3 a los 6 años, los cuentos son perfectos. "Podemos sumar el valor agregado que tienen los relatos por capítulos, en los cuales ellos también pueden sentirse partícipes de cómo se van de-sencadenando", suma la representante del Hospital Privado de Niños.

Juegos con palabras, colores, números y relatos en los que ellos se puedan sentir protagonistas son los mejores para los de 6 a 9. Y si tus pequeños tienen entre 9 y 12, las canciones o los juegos como el Veo Veo pueden ayudar.

Consejitos

En 2011, British Airways lanzó algunas recomendaciones para viajar con bebés:  

  • Si planeás llevar tu propio asiento para chicos, consultá con la aerolínea antes de viajar para asegurarte de que el asiento se ajusta a los criterios de la compañía aérea. Cada línea tiene diferentes requisitos.
  • Antes del primer vuelo de tu hijo en su propio asiento, sentate en el sofá de tu casa con un almohadón entre ustedes a modo de apoyabrazos, explicándole cómo será en el vuelo.
  • Un cochecito de bebé compacto facilitará su viaje en la cabina. Los cochecitos de tamaño normal deberán ser despachados con el equipaje. Consultá antes del embarque la posibilidad de subir con el cochecito plegable al avión.
  • No olvides llevar en tu equipaje de mano el muñeco, almohada o manta favorita con los que tu hijo suele dormir. Esto le facilitará el sueño durante el vuelo y también lo hará sentirse más cerca de casa.
  • A veces esperar que despegue el avión o bajar de él puede ser aburrido para los chicos. Una bolsa con golosinas puede funcionar como distracción en estos momentos.
  • Viajá tranquila

    Resuelta la preocupación de cómo viajar con los chicos, tenemos otra: qué hacemos con la casa, la mascota, las plantas y demás cuestiones de nuestra vida diaria. Además de dejar todo desenchufado y limpito -para evitar malos olores-, tenés que procurar que tus plantas no se mueran. Para eso, si no podés dejarle las llaves a nadie, hay un truquito infalible: cortá la base de una botella de plástico y enterrala, con el pico para abajo, en la maceta . Llenala de agua y listo. La plantita se encargará de tomar, sola, todo el agua que necesite de a poco.

    En cuanto a las mascotas, dejalas en una guardería segura o, si es posible, pedile a un familiar que vaya a diario a pasearlas, darles de comer y mimarlas. Y si podés llevártelas con vos, recordá que tienen que tener agua fresca constantemente y que, si viajan en avión, hay ciertas normas que debés respetar y que te dirán en la aerolínea que elegiste. ¡Buen viaje!

     
     
    Más notas de Familia