Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Vida sana

Martes 22/01

Te contamos qué son los nutracéuticos y cómo funcionan

Son productos naturales, claves hoy por hoy tanto para suplir algún nutriente faltante como para hacer efectivos los tratamientos para bajar de peso, en los casos en que la dieta y el ejercicio físico no dan buenos resultados; te los presentamos.

Por Verónica Salatino


A todas nos pasó alguna vez. Comemos lechuguita durante días, salimos a correr o nos matamos en el gym, pero la balanza sigue ahí, clavada, sin que la aguja se mueva siquiera un milímetro. Y la desesperación se apodera de nosotras, así como la decepción. De ahí a bajar los brazos hay medio segundo.

Para que eso no pase, hoy los médicos están indicando, cada vez más, la ingesta de nutracéuticos; es decir, ingredientes naturales presentes en los alimentos que se estandarizan, envasan y funcionan como suplementos de la alimentación, a veces carente de algún nutriente, o como aportantes de beneficios para la salud, debido a sus diferentes efectos. "El término nutracéutico fue acuñado en 1990 por la Foundation for Innovation in Medicine. Se trata de un producto natural con acción terapéutica. Es decir, está a medio camino entre los fármacos, que se obtienen en su mayoría por síntesis químicas, y los productos de herboristería", explica el doctor Rodolfo Vincent, gerente general de Produmedix Argentina. Y se explaya: "Un compuesto nutracéutico es un suplemento dietético presentado en una matriz no alimenticia (píldoras, cápsulas, polvo, etc.), de una sustancia natural bioactiva concentrada presente usualmente en los alimentos. Tomada en dosis superior a la existente en esos alimentos, tiene un efecto favorable sobre la salud mayor del que podría tener el alimento normal".

A modo de ejemplo: un Omega 3 puede ayudar tanto a mejorar los niveles de triglicéridos como a combatir la insulinorresistencia, la depresión o las arritmias. En tanto, la lecitina de soja es buena para mejorar los niveles de colesterol y las funciones cognitivas.

Chau kilitos

"Para perder peso, el punto básico es cambiar tres cosas: la relación con la comida (el uso o abuso que de ella hacemos por aburrimiento o ansiedad), la actividad física cotidiana y, por supuesto, la alimentación, que debe ser equilibrada", dice la doctora Mónica Katz, médica especialista en Nutrición y docente de la Universidad Favaloro. "El tema es que muchas personas con sobrepeso necesitan un empujón saludable para facilitar el descenso y los nutracéuticos pueden serlo. Entre ellos están el CLA, ácido linoleico conjugado que ayuda a disminuir la grasa corporal y por ello el peso, además de sus beneficios sobre lípidos y glucosa. Los ácidos grasos Omega 3 también pueden colaborar para mejorar el descenso de peso", continúa la médica, que explica que si bien estos productos no requieren receta, sí es recomendable tener la supervisión de un profesional.

Gracias a que contribuyen a mejorar la sensación de saciedad, reducen el apetito y la formación de tejido graso, aumentan el gasto energético, la eficiencia de la insulina y colaboran con la disminución de la glucosa, el colesterol y los triglicéridos, y son buenos aliados para el descenso de peso.

Más beneficios

"Todos los días consumimos alimentos que, además de nutrirnos y brindarnos placer, contienen sustancias beneficiosas para la salud. Sin embargo, existen hábitos alimentarios que impiden su correcta incorporación. Es ahí que intervienen los nutracéuticos, que aportan los refuerzos adicionales, imprescindibles para prevenir ciertas enfermedades", dice Katz.

Números

Según el reporte 2012 de la ONU, hay 1300 millones de obesos en el mundo. En Argentina, el 53,4% tiene exceso de peso. El 18% de los argentinos son obesos, es decir que tienen un índice de masa corporal de más de 30, cuando el rango saludable es entre 19 y 25

Tomá nota

Los ácidos Omega 3 de pescado y de chía son algunos de los más destacables. ¿Qué hacen? Colaboran con la prevención de la enfermedad cardiovascular, reducen la presión arterial y disminuyen los triglicéridos. Además, actúan sobre el sistema inmune. "Las patologías cardiovasculares representan una de las principales causas de muerte en el mundo. Aunque el interés por estos ácidos grasos Omega ha crecido en los últimos años, en realidad la relación entre el consumo de pescado y el bajo riesgo cardiovascular comenzó a observarse hace más de cuatro décadas en la población esquimal de Groenlandia", explica la docente de la Universidad Favaloro. Más tarde, se demostró que los hombres que ingerían 30 gramos de pescado por día reducían el riesgo por patologías coronarias en un 50%. "El Omega 3 de chía presenta beneficios similares a los del pescado. Por eso, es ideal para aquellos que no consumen este alimento", suma Katz, quien asegura que además su ingesta evita la necesidad de recurrir a antioxidantes artificiales. ¿Cuánto tenés que tomar? Cada marca trae sus indicaciones en el envase y, fundamental, consultale a un médico, pero la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) indica un gramo por día y para el tratamiento de la hipertrigliceridemia, de dos a cuatro.

La lecitina de soja ayuda a reducir el colesterol y beneficia la memoria y las funciones cognitivas, además de mejorar la salud cardiovascular. "También mejora la salud hepática, porque protege las membranas del hepatocito y previene el depósito hepático de grasa. Por otra parte, según diversos estudios, funciona como antiinflamatorio", dice la médica especialista en nutrición. La dosis recomendada por día: 550 mg para los hombres y 425 mg para las mujeres.

El ácido linoleico conjugado (CLA) es un ácido graso poliinsaturado que pertenece a la serie de Omega 6. Es recomendado para el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso, porque reduce el contenido de masa grasa y aumenta de manera relativa el de masa magra. "El CLA se encuentra en la manteca, la leche, el queso y la carne de vaca. Su consumo diario en una persona que ingiere alimentos no enriquecidos es de sólo 150 mg por día", aconseja la especialista, al tiempo que aclara que quienes reducen su consumo de carnes y lácteos deberían suplementar su dieta con CLA, ya sea en sobre unidosis, cápsulas o polvo.

"Es importante decir que ningún nutracéutico reemplaza una dieta saludable, pero pueden agregar salud y calidad de vida a la gente que, en la velocidad y el escaso tiempo, no pueden dedicarse a incluir todo lo que la nutrición puede aportar a la promoción de la salud", concluye Katz.

 
 
Más notas de Vida sana