Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Vida sana

Domingo 13/01

Cómo evitar el famoso sofocón

En pleno verano, además de un lindo bronceado, también podés tener un golpe de calor; qué hacer para evitarlo, cómo reconocerlo y tratarlo; consejos para los más chicos.

Foto: Archivo

Altas temperaturas, exceso de sol y falta de agua requerida por el cuerpo pueden dar lugar a daños irreparables en el organismo, que es lo que se conoce como golpe de calor", explica la doctora Celeste Celano del Sanatorio Modelo de Caseros. Es que la temperatura siempre tiene un efecto muy importante sobre la pérdida de agua del organismo a través del sudor y, por ende, en el estado de hidratación. Por eso la hidratación es tan importante para prevenir estos problemas.

Si no tomás líquido y te exponés al sol o a ambientes muy calientes, probablemente comiences a sentir sed intensa, que la temperatura de tu cuerpo se eleva, tu piel se enrojece y calienta, te duele la cabeza, tenés fatiga o debilidad y hasta dificultad para concentrarte, así como mareos o confusiones. Eso es un golpe de calor. "Además, se produce un aumento del ritmo cardíaco y del pulso, con la posterior pérdida de conciencia en casos avanzados. También puede provocar calambres musculares, vómitos o náuseas", dice la especialista.

El agua es fundamental para prevenir los golpes de calor. Por eso es importante que sepas que la podés ingerir de varias maneras, no sólo bebiendo de un vaso. Hay alimentos que la contienen y que también ayudan. ¿Por qué es tan importante? Porque es el medio de transporte del oxígeno y de los nutrientes en las células; lubrica las articulaciones, forma la saliva y los jugos gástricos; regula la temperatura corporal a través del sudor; participa en la eliminación de residuos y toxinas a través de la orina y el sudor, y ayuda al tránsito intestinal.

Síntomas silenciosos

"El problema del golpe de calor es que casi nunca se detecta desde su inicio, sino que comienza a manifestar sus síntomas pasado un cierto tiempo, cuando ya ha causado daños en órganos tan importantes como el hígado, el riñón o la piel", advierte Celano.

Entonces, no subestimes los síntomas ni los confundas con un simple cuadro de deshidratación. El golpe de calor amerita mucha atención y cuidados, ya que entre sus consecuencias también puede traer cambios en la tensión arterial y desvanecimientos.

Los adultos mayores a los 60, así como los niños más chicos, se encuentran dentro de los grupos más propensos a sufrir estos golpes, con consecuencias más graves. "Los máximos cuidados para ellos son alejarlos del sol, que usen vestimenta liviana, que hagan poco o nada de actividad física, que tomen mucha agua, y quetengan buena alimentación y descanso".

Para prevenir, seguí estos pasos:

  • Protegé la cabeza del sol y evitá pasar mucho tiempo bajo la exposición solar, especialmente al mediodía.
  • Tomá mucho líquido, agua o jugos, de forma frecuente y en pequeñas cantidades. No esperes a tener sed.
  • Comé frutas, verduras y otros alimentos con abundante agua.
  • Evitá las bebidas altamente azucaradas y los alimentos ricos en proteínas.
  • No abuses de bebidas alcohólicas ni con cafeína.
  • No hagas ejercicios al sol.
  • Llevá ropa ligera y fresca, de colores claros, ya que los oscuros absorben más la radiación solar.
  • No te estreses.
Además, podés ayudar con la alimentación. Por ejemplo, comiendo cinco veces al día en porciones no muy grandes y con alto contenido de frutas, verduras, lácteos, legumbres y proteínas magras con mucho omega y minerales (como los pescados). No te olvides de tomar dos litros de agua si sos mujer y tres si sos hombre.

Cuidado con los chicos

Los síntomas en los pequeños son iguales a los de los adultos. Y las maneras de prevenir el golpe de calor, también. Sin embargo, para ellos las consecuencias pueden ser otras: gastroenterocolitis (vómitos y diarreas), desmayos y fiebre. Acordate de que los menores de 2 años están en el grupo de mayor riesgo y que alimentarlos con leche materna puede ayudarlos, además de los otras medidas preventivas ya mencionadas, a evitar problemas.

Sana, sana

Si el golpe de calor fue inevitable, entonces tenés que tomar ciertas medidas para revertirlo. Para ello:

  • Permanecé en un lugar fresco, a la sombra, recostada y con los pies en alto. Si tenés aire acondicionado o ventilador, mejor. ¡Usalos!
  • Si estás con más de 40º de fiebre, es importante bajarla con baños de agua fría y paños mojados sobre el cuerpo (especialmente en frente, axilas e ingle).
  • Y, sobre todo, llamá al médico para que te den el servicio de rehidratación.
  • "Revertir un golpe de calor puede llevar desde minutos a días enteros, según el cuadro", dice la médica del Sanatorio Modelo de Caseros, quien advierte que muchas veces, en el afán por tratarlo, se cometen errores como someter a la persona afectada a fríos muy intensos de golpe, o administrar baños helados.
  • Por último, si hay fiebre o vómitos y diarreas, tal vez sea necesario algún tipo de medicación. Pedile a un profesional que te lo indique.
  •  
     
    Más notas de Vida sana