Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Vida sana

Martes 01/01

Cuidados en la piel, consejos para proteger a tus hijos

Las esperamos todo el año y las queremos disfrutar de principio a fin; si se tienen en cuenta ciertos cuidados de la salud, el placer estará garantizado

Foto: Archivo

Por Carlos González Botana
Todos aquellos que trabajamos, estudiamos o hacemos ambas cosas a la vez esperamos el fin del año con la ilusión de las vacaciones, espera que incluye también las expectativas de nuestras familias.

Las vacaciones son el momento para poder disfrutar de un período de ocio, que nos permitirá gozar de nuestras actividades no laborales sin robarles tiempo a nuestros compromisos productivos habituales. El ocio, es decir, ocupar nuestro tiempo en otras cosas no obligatorias o hobbies, no es una inactividad, es un cambio que orienta el producto de nuestra actividad totalmente original, personal y placentera en otro sentido, lo cual es finalmente una forma de producir con el sabor de lo de uno. Esto ha logrado que muchos hombres con diferentes cualidades, incluso artísticas, se hicieran conocer por la sociedad. Así podríamos nombrar a numerosos literatos y pintores famosos.

Esta oportunidad en muchas ocasiones no es solamente tomar sol panza arriba, sino dar rienda suelta a nuestra imaginación, y a aquellos proyectos íntimos y no manifestados.

Pero, como no puedo renunciar a mis deberes profesionales, debo tomar el tema con una actitud preventiva de situaciones que puedan empañar nuestro período de descanso o aun dejarnos un desagradable legado para el futuro.

Sugiero a los padres que antes de salir hacia la playa, el campo o la sierra pongan al día todo el programa de vacunación de sus hijos y, en cuanto a ellos mismos, la vacunación antitetánica debe estar actualizada.

Extremar los cuidados para evitar una exposición exagerada al sol, especialmente cuando el entusiasmo por disfrutar lleva a efectuarla durante los primeros días del veraneo, ya que las consiguientes quemaduras solares molestarán, tanto más cuanto más importantes sean. Siempre que te expongas al sol, hacelo con la ropa adecuada, con colores claros y prendas amplias, y sobre todo con el uso de lociones o cremas con alta protección solar ya que, además de las quemaduras inmediatas y sus molestias, tenés que saber que la piel tiene "memoria" de las lesiones solares y mucho tiempo después puede mostrar alteraciones de tipo neoplásico, especialmente en aquellos que abusaron de estar excesivamente al sol.

Se deben cuidar también las lesiones en los pies, para evitar la entrada de gérmenes que pueden producir enfermedades como erisipela o celulitis en miembros inferiores.

Las infecciones gastrointestinales agudas por ingestas inadecuadas pueden también acompañar, con frecuencia, las vacaciones, con sus molestas consecuencias.

Estas infecciones pueden ser bacterianas o virales, como la touriste de los franceses. Así que también cuidado con lo que se come.

Y cuando armes la valija, te aconsejo llevar siempre un botiquín de vacaciones con analgésicos comunes, desinfectantes de superficie, algún antidiarreico y cremas o lociones con protección solar alta, con filtro 40 o 50.

 
 
Más notas de Vida sana