Revista Maru
 Último momento

 

Leer en

Hogar

Martes 20/11

Lo que tenés que saber si querés una mascota no convencional

A veces los chicos insisten en que quieren un cobayo, un conejo o una iguana (el perro y el gato parecen no interesarle), y nosotros tendemos a darles el gusto, algunas recomendaciones si tenés alguno de estos animales en casa

 
Foto: Magalí Saberian
Por Verónica Salatino


A veces, los chicos quieren algo diferente de un perro o un gato y ahí te entra la duda: ¿qué tipo de cuidados debería tener el animalito que quiere mi hijo? ¿Me traerá más dolores de cabeza que satisfacciones? Para que estés preparada, consultamos a dos especialistas en animales no convencionales sobre todo lo que tenés que saber antes de tomar la decisión de comprar una mascota distinta.

Cobayo

Viven entre 5 y 6 años.
Pesan 1.5 kilos aproximadamente.
Dieta: es igual a la del conejo.
Si los tenés libres, se manejan igual que los conejos (con las mismas condiciones ambientales). En un recinto cerrado, debe tener 0.75 m2 para vivir.
No se acostumbran a defecar en bandejas, por lo que lo hacen por todos lados.
Pueden vivir en comunidad.
Cuidados especiales: limpieza de ojos, cola y orejas.
Necesitan una provisión diaria de vitamina C, por lo que hay que asegurarse de que coman buena cantidad de verduras.
Vacunación: no hay plan para cobayos. Se recomienda un control veterinario semestral, sobre todo por el crecimiento dentario, ya que son bastante comunes las patologías por sobrecrecimiento dentario y/o maloclusión. La dependencia también es similar a la de los conejos.
Es ideal para los más pequeños (pero mayores de 5 años, preferentemente), ya que es casi imposible que muerdan y son muy dóciles.
Para tener en cuenta: chillan. Es decir, vocalizan pidiendo atención o comida.

Conejo

Viven alrededor de 7 años (récord: 15).
Pueden pesar desde 1 hasta 9 kilos.
Comen alimentos frescos y secos. El fresco, dos veces al día y se basa en ensaladas con un 70% de verduras de hojas verdes y un 30% de verduras carnosas (zapallo, zapallito, choclo, zanahoria, etc.), además de frutas de estación. El seco debe estar a su disposición siempre (alfalfa). También deben tener en forma continua agua fresca, preferentemente en bebedero de pico colgante.
Son ideales para tener en un jardín o en un espacio amplio, siempre sueltos (y verificando que no puedan llegar gatos allí). Si lo vas a tener en una jaula todo el día, ésta debe tener una superficie mínima de 1.5 m2 (el tamaño se reduce a la mitad si la usás sólo para que duerma y luego lo soltás).
Se adaptan muy bien a hacer sus necesidades en bandejas, igual que los gatos. ¡Cuidado! Hay que enseñarles a que no se coman las piedritas sanitarias. Si lo hacen, tenés que reemplazarlas por marlo molido, viruta o papel de diario.
Precauciones: les gusta roer los cables, así que deberías evitar que entren a tu casa y estén en contacto con los artefactos eléctricos. Además, no soportan bien el calor, por lo que si están al aire libre, deben tener un refugio fresco y con sombra. No se los debe bañar, porque su pelo no se seca fácil.
A favor: son muy independientes. Si están al aire libre y tienen pasto y agua, pueden estar días sin su dueño. Eso sí, cuanto más independientes son, menos sociables y más reacios a los mimos.
Enfermedades: son muy delicados durante los primeros cinco meses de vida, ya que tienen huesos finos. Además, pueden tener problemas digestivos, respiratorios y dérmicos.
Vacunas: no reciben ninguna.
Son recomendados para chicos mayores a los 10 años, pero siempre bajo el control de los padres. Además, son muy territoriales, por lo que se aconseja tener sólo un ejemplar y, si son dos, deben ser hembras.

Iguana verde

Vive más de 20 años.
Su peso adulto puede llegar a los 17 kilos en los machos y puede medir hasta 1.8 metros.
Dieta: igual al conejo, pero sin los alimentos secos. No aceptan pasto, ya que son herbívoros folívoros (comen hojas de los árboles) y no pastoriles. Además, se les debe agregar calcio sumplementado.
Al ser animales de zonas tropicales y depender de una fuente de calor externa, se los debe tener en condiciones controladas de temperatura (27-29 ºC de día y 25-26 ºC de noche), con una humedad de 70-80% y con una fuente de rayos UV. Por lo tanto, el recinto debe poseer fuentes de calor, termómetro/higrómetro para chequear todos los datos ambientales y tubo de luz que emita rayos UV dentro del rango que precisan los reptiles.
Recinto: como mínimo debe tener 3 largos del reptil en longitud, a lo ancho debe tener 1 largo del individuo y de alto debe tener 2 largos (ej.: si la iguana mide 50 cm, el recinto debe medir 150 cm de largo x 50 de ancho x 100 de alto). Además, dentro del habitáculo debe haber troncos para que pueda trepar y desgastar sus uñas, así como agua para tomar y bañarse.
Vacunación: no tienen. Si tienen las condiciones correctas, son animales que no suelen enfermarse. De lo contrario, tienen varias patologías.
Son muy independientes.
Se las recomienda para chicos mayores a los 13 años, ya que pueden morder y rasguñar, y se requiere cierto aprendizaje para manejarlas.
Cuidado: pueden ser portadoras asintomáticas, al igual que la mayoría de los reptiles, de Salmonella spp. (los menores de 13 años están dentro del grupo de riesgo, igual que los mayores de 65 y los pacientes inmunosuprimidos).
Son muy dóciles si se los maneja diariamente. De lo contrario, se vuelven hostiles y agresivos.

 
 
Más notas de Hogar